Cicloturismo a los 50 -pedaleando a los 50

Tempus fugit, carpe diem (El tiempo huye aprovecha el momento). El tiempo pasa y pasa aprisa, después de 16 años sin pedalear, empiezo a hacer lo que me gusta. viajar en bicicleta, sin prisas, no como un deporte, mas bien como una forma de hacer turismo formando parte del paisaje. Básicamente me gusta pedalear, hacer fotos y compartirlas con el resto de la humanidad. Arrastro por las carreteras y caminos junto a las alforjas mis 96 kg. y mis 50 años. No te quedes sentado leyendo este blog, coge las alforjas, la bicicleta y empieza a viajar, 1 día, 1 semana, 1 mes, 1 año. ¿Que mas da? viajar en bicicleta no es solo dar la vuelta al mundo, es visitar el pueblo de al lado, sin preocuparse de batir un record.

martes, 18 de junio de 2019

Ley de Parkinson aplicada al cicloturismo.

Todos hemos oído hablar de la famosa ley de Murphy. "Si algo malo puede pasar, pasará".
Pero igual hemos oído hablar menos de la ley de Parkinson. Es curioso que las leyes que desarrollo el señor Cyril Northcote Parkinson, observando la vida cotidiana sea un total desconocido para nosotros, salvo que hayas estudiado ciencias empresariales, quizás tengamos que empezar por donde empezó el:

“Es una observación común que el trabajo se expande para llenar el tiempo disponible para su finalización. Así, una anciana puede pasar todo el día escribiendo y enviando una postal a su sobrina en Bognor Regis. Una hora la dedicará a encontrar la postal, otra a buscar las gafas, media hora será necesaria para encontrar la dirección, una hora y cuarto la empleará en la escritura de la postal y veinte minutos para decidir si llevar paraguas para ir al buzón de la calle de al lado. La tarea, que para una persona ocupada supondría un esfuerzo de tres minutos, puede de esta manera dejar a otra persona postrada tras un día de duda, ansiedad y trabajo.”

Bueno realmente empezaba así: It is a commonplace observation that work expands so as to fill the time available for its completion.
El articulo que Cyril Nothcote Parkinson, historiador y escritor británico, publicó en 1955 en el diario The Economist.

Pero lo que realmente nos interesa a los cicloviajeros es esta ley.
  1. "El trabajo se expande hasta llenar el tiempo de que se dispone para su realización". 
Pero vamos a sustituir trabajo por cosas y tiempo por espacio. Y ala para no enrollarme mas cuando mas grandes son las alforjas mas cosas metemos, pero las alforjas siempre acaban llenas. Por lo tanto mas trabajo nos va a costar mover la bicicleta.
Para ejemplo ayer mismo yo mismo.


Dejé hace un par de días al final de la primera etapa, (ya que fui en coche), la tienda, esterilla, comida y saco. Para que llevar mas peso los primeros 40 km. Bien el saco ocupa casi una alforja y no esta dentro. Como lo he hecho!!! creo que llevo lo mismo que en el ultimo viaje.
Bien y dirás, y este tío para que me cuenta esto?
Pues solo para que lo tengas en cuenta, si vas a hacer el Camino de Santiago andando, si compras una mochila de 40l. la llenaras, si compras una mochila de 60l. también la llenaras, así que tu mismo,  tu eres quien tiene que arrastrar la mochila.
Si vas a viajar en bicicleta, lo mismo.


Si miras la foro de arriba, veras que en el ultimo viaje la alforja estaba igual de llena y si iba el saco, que es un -17ºC, vamos 3/4 de alforja.
La bolsa azul de la parte superior es la de la comida, suficiente para un mínimo de 3 días (2 comidas/día + 1.5l. de agua).

¿Y entonces que hacemos?
¿Que me estas contando si eres el primero que la cagas?

Pues si chaval, errar es de humanos y rectificar de sabios.

Así que ahí van algunos consejos para ahorrar tiempo y espacio. Si tiempo, porque anda que no se pierde tiempo sacando y metiendo (huys eso ha sonado un poco guarro...).

1. Lo mas importante del viaje no es por donde vas a donde vayas, es mas importante que es lo que vas a llevar, no dejes para el ultimo día el equipaje.

2.  Haz un checking. Sí, un listado de lo que te hace falta, que casi siempre será lo mismo.

3. Si haces escapadas improvisadas, cuando acabes, limpia y prepara las alforjas para la próxima salida, haz un listado de lo que hay dentro por si cuando vayas a salir cambias el saco de invierno por el de verano por ejemplo o no te hace falta llevar un plumas. Veras como antes de salir el espacio extra se llena misteriosamente.

4. Si hablásemos te productividad y tiempo, hablaríamos de fijar plazos y señalar limites, aquí los plazos están definidos por el tamaño de las alforjas, mochila o maleta. Por lo tanto fija los limites a tu mochila. Una ley universal es: No cabe lo que no cabe.

5. Si te vas a mover por un área donde hay tiendas o supermercados, lleva una reserva de comida para un día y compra a diario. Ya veras que la reserva ira creciendo a según te vaya sobrando comida.
Sobre todo algo muy importante: No vayas a comprar con hambre, a comprar se va comido.

Para acabar solo contaros una anécdota, en mi primer viaje me cogió una tormenta de Nieve en Najera, que quede allí a dormir y como había correos cerca, hice un paquete de unos 4kg. No recuerdo que mandé a casa, pero no eche en falta nada. Y no hablo de ropa de abrigo, pues eso a veces depende donde vayas es muy necesario, aunque vuelvas a casa y ni la hayas usado.


Esta entrada se la dedico a mi amiga Elena, gracias a ella he conocido la leyes de Parkinson, que aunque son leyes basadas en hechos cotidianos que todos conocemos no sabia que lo eran.


No hay comentarios:

Publicar un comentario